quarta-feira, dezembro 28, 2005

Carlistas en la Guerra de Agresión Yanqui (1861-1865)

Nuestro buen amigo Andrés Hermosa, de quien Pedro Guedes sigue esperando la prometida colaboración sobre la historia de la “vera derecha” española (a lo que sigue resistiéndose pese a nuestras admoniciones), nos envía vía postal un artículo sacado de la revista carlista “Ahora Información” (número 66, Nov-Dic 2003) que le agradecemos profundamente. El título es “Carlistas en la Guerra Civil americana”, 1861-1865, firmado por el historiador militar catalán David Odalric de Caixal i Mata.

Conexión profunda entre quienes defienden un orden tradicional
En este artículo se desempolva una historia no suficientemente conocida, pero que añade a lo que venimos sosteniendo desde A Casa de Sarto: que existe una ligazón entre los carlistas españoles, los miguelistas portugueses, los federales argentinos, los nobles combatientes vendeanos, los cristeros mexicanos, los sureños italianos (que resistieron a la canalla garibaldina), los cavaliers de la Guerra Civil inglesa, los Confederados norteamericanos y algún otro grupo que ahora me dejo en el tintero.

Causa última de todas las derrotas
El lector sagaz se habrá dado cuenta de que si hay un denominador común entre todos los grupos anteriormente citados éste es el de haber sido derrotados, con la notabilísima excepción de los carlistas españoles durante la Cruzada de 1936-1939.
La razón de ello la ha dado el Padre Leonardo Castellani, verdadero santo y seña de A Casa de Sarto. No es otra que la posición que ahora ocupamos en la historia, la Quinta Iglesia, a decir del Padre Castellani en su profunda obra sobre el Apokalypsis. A esta Iglesia, la actual, nos ha sido dado la consigna de “mantener lo que [nos] ha sido dado, aunque haya de morir”. Es decir, la defensa de la Tradición, pese a que en términos intramundanos suframos una derrota, una muerte. Estos son los tiempos donde al Padre de la Mentira se le ha dado un poder como nunca antes, donde las fuerzas del Maligno han sido liberadas. Misterio grande, como misterio fue que Job fuera tentado de la manera que fue en el bello libro veterotestamentario. El proceso revolucionario iniciado en el Renacimiento está alcanzando ya su clímax y bien pudiera ser que nos aproximáramos a una velocidad mucho mayor de la imaginada a los días de dominio del Anticristo.
Muerte aparente, porque hay Resurrección, como comentamos al final. Pero vayamos con estos carlistas reciclados en “Rebels”.

El Sur: más inclinado a lo tradicional en religión
En unos grupos a los que la Providencia ha favorecido por historia y por geografía, como a los carlistas, esta defensa de la Tradición acontece en un estado químicamente puro. En otros, más contaminados, como los Confederados, esto es quizás menos perceptible. Pero no dejaría de ser interesante el profundizar sobre los aspectos religiosos, tanto desde el punto de vista católico como del protestante, de la Guerra de Agresión Yanqui (mal llamada Guerra Civil).
La divisoria religiosa, perceptible incluso hoy día en las diferencias teológicas de denominaciones tales como los Southern Baptists o los United Methodists de Missouri, es patente: mientras en el Norte se lanzaron a un experimento sincretista y descafeinado (prueba de ello es el éxito de denominaciones tan apartadas como los Unitarios) al sur de la Mason-Dixon las denominaciones protestantes permanecieron más fieles a su ideario original, menos proclives al cambio permanente, marca de fábrica de la Revolución.
Otro tanto pudiera decirse de la veta modernista del campo católico. Por ejemplo las tesis de los protomodernistas Cardenal Gibbons y demás secuaces, que siempre alcanzaron más predicamento en el Norte, quintaesencialmente liberal y masón, que en el Sur; y aludiré como prueba la recepción en las distintas comunidades católicas, Norte versus Sur, del nefando Congreso de las Religiones de Chicago de 1870, verdadera zahúrda de Plutón.

Cifras y causas del apoyo carlista a la Confederación
Muchos carlistas, entre 4000 y 7000 según la bibliografía consultada, se unieron a las tropas confederadas al inicio de la Guerra de Agresión Yanqui. Es posible que esta cifra pudiera ser incluso superior, dado que otros contingentes se unieron mediada la contienda e incluso en los estadios finales de la Guerra de Agresión Yanqui.
Era lógica esta afinidad: defensa de un orden tradicional y agrario, defensa de los derechos de los estados, descentralización y subsidiariedad, reconocimiento de los cuerpos intermedios, rechazo a un experimento neognóstico universal que los federales y su maldito partido seccional –el republicano- han ejecutado a rajatabla y que el Padre Castellani no dudó en calificar como el “Último Imperio, el del Anticristo”, etc. Y que, además, no perseguía a los católicos, como tantas veces había ocurrido en esa sucursal del Infierno del noreste de los Estados Unidos.
Añádase a esto el interés que había –que se llegó a discutir en el Parlamento de la Confederación en Richmond, Virginia- en proclamar la Confederación como una República Cristiana, donde todas las leyes tendrían que estar en consonancia con los Mandamientos de la Ley de Dios.
Era pues lógico que los exiliados carlistas se sintieran proclives a abrazar esta causa.

Falacia de la esclavitud como causa de la Guerra de Agresión Yanqui
Huelga decir que los carlistas, como buenos católicos, sentían profunda aversión por la institución de la esclavitud, “la oprobiosa institución” como los Papas la habían denominado secularmente.
Como aversión por la misma sentían el General Robert E. Lee o el Presidente Jefferson Davis, que habían dado libertad a sus esclavos en los años anteriores a la Guerra de Agresión Yanqui, a diferencia del inicuo individuo, por sobrenombre Abraham Lincoln, que dictaba la libertad de los negros esclavos en los territorios que no controlaba militarmente, pero no en la zona yanqui que él presidía. Tan adictos a la esclavitud eran algunos “protectores de los esclavos” que el alcohólico (al parecer luego rehabilitado) y criminal de guerra Ulysses Grant, General y luego Presidente de los Estados Unidos, seguía con sus esclavos particulares en 1866, cuando ya había sido dictada la liberación de todos los negros no sólo en el Sur ocupado, sino también en el Norte. A modo de inciso no es éste el único Presidente norteamericano que se ha caracterizado por sus problemas con el alcohol y se ha distinguido después como hopeado criminal de guerra.
Pero no es momento de detenernos en las falacias de la esclavitud y su propaganda, especialmente cuando casi la totalidad del comercio de esclavos de Norteamérica estaba centralizado en un estado como Rhode Island, que como todo el mundo “sabe”, era plenamente sureño y confederado, y el 100 % de los buques dedicados al comercio de esclavos estaban registrados en los estados de Nueva Inglaterra y en manos yanquis.

Paralelos y similitudes entre la Confederación y el Carlismo
El ethos confederado era demasiado cercano al ethos carlista, demasiado próximo como para resistirse a la llamada de defenderlo:

“The virtues more praised [in the Confederation] were not those of the world of commerce but those of the landed gentry of the Old World and the vanished age of chivalry -not efficiency, shrewdness, and aggressiveness but honor, generosity and good manners. By and large the leading Southerners found their models in the past, while the Northerners looked forward to a new age of business and boundless progress.” (Dumas Malone & Basil Rauch, Crisis of the Union)
Y si el Carlismo ya había señalado de largo con la fuerza de un Santo Tomás de Aquino que las virtudes pasivas eran superiores a las activas, y que la contemplación era la forma más elevada de actividad humana, los confederados habían descubierto algo similar vía derecho natural. Ambos preconizaban un modo de vida donde el eje no es la ganancia a ultranza:

“The life of the South was leisurely and unhurried for the planter, the yeoman, or the landless tenant. It was a way of life, not a routine of planting and reaping merely for gain.” (Frank L. Owsley & John C. Ransom, The Ideal of an Agrarian Society)

Tanto el Carlismo como la Confederación se hallaban harto distantes de esa corrupción por y de la usura, que tanto permeaba a los puritanos yanquis y que ha acabado por infectar todo el orbe gracias a la maquinaria de amplificación norteamericana. De ahí que en el más puro estilo platónico-aristotélico ambas concepciones daban gran importancia a sus sabios y a sus guerreros, a quien consideraban intrínsecamente superiores a los productores, como ocurre en toda sociedad sana:

“Southern aristocrats inherited an appreciation for the military spirit and a sense of chivalry from the authentic European nobility. Jaher writes: ‘Southern patricians shared with the European gentry and nobility an inclination for military training, a legacy of the age of chivalry notably absent in northern and western urban commercial elites ... In accord with the European aristocratic tradition, southerners constituted a majority of the cavalry officers.’” (Nobility and Analogous Traditional Elites)

Aquellos carlistas, perseguidos en su España natal hasta el punto del exilio, no cejaron en su empeño generoso por una causa justa. Y cuando la Confederación, después de más de 25 años, o incluso casi un siglo, de luchar por evitar la opresión, rapiña y usura del Norte centralista, jacobino, liberal y tirano desde todas las instancias políticas, como queda reflejado en autores como Patrick Henry, John Randolph of Roanoke o Calhouln, entre otros, se alzó en armas como único recurso para sobrevivir, los carlistas se unieron a las fuerzas confederadas.

España en los años previos a la Guerra de Agresión Yanqui
En aquel quinquenio maldito de 1858-1863 España cayó en manos de liberales, cuya proclividad hacia sociedades secretas enemigas declaradas de la Iglesia Católica y hacia la rapiña, era de sobra conocida y la historia de demostrar, como la Desamortización o sus matanzas de Sacerdotes en el Madrid del 1830.
Para muchos españoles carlistas, especialmente aquellos vascos y catalanes que habían luchado en la Segunda Guerra Carlista, conocida como “Guerra dels Matiners” en el Principado de Cataluña, la situación se hizo insostenible. De ahí que el contingente de carlistas emigrados a la Confederación fuera mayoritariamente catalán, valenciano, navarro y vascongado, regiones hispánicas donde esta guerra fue particularmente virulenta. Familias españolas enteras, incluyendo mujeres, niños y ancianos, volvieron a hollar los mismos territorios otrora del Imperio Español en Texas, Louisiana, Florida y otros estados sureños. Territorios y gentes que ya habían sido comprados a precio de sangre mártir española para nuestra Santa Religión y para la Iglesia, como la del Padre Juan Padilla a principios del siglo XVI y martirizado en lo que hoy día sería el estado de Kansas.

Acciones de guerra de los carlistas en territorio norteamericano
David Odalric nos da cuenta prolija de uniformes y acciones de guerra, pero el dato más sorpresivo de su artículo es que muchos carlistas españoles combatieron con voluntarios franceses, hijos espirituales de los combatientes vendeanos, que emigraban a América dada la política oficial anticatólica de la revolucionaria y liberal III República. Esto recuerda la gesta de ese otro hispano transatlántico, el ilustre y muy católico Santiago de Liniers, de sangre vendeana, frente a la chusma liberal de los Ribadavia y Sarmiento de Argentina. Como la íntima unión entre Francia y Castilla en el Medioevo contra el secular enemigo musulmán. Esto prueba que Francia es un aliado formidable de España cuando el ethos común es inspirado por la Santa y Verdadera Religión Católica. Y un enemigo declarado cuando hace del proyecto nacional-galicanista y pro-musulmán el norte de su política.
Más aún muchos carlistas militaron en los archifamosos “Louisiana Tigers”, la división más condecorada, brava y valiente de la Guerra de Agresión Yanqui, compuesta en su gran mayoría por voluntarios irlandeses. De estos dijo el General Robert E. Lee con lágrimas el día de su rendición, y en frente de su propio Ejército de Northern Virginia, que si todos sus soldados hubieran sido como ellos, hace tiempo que la victoria hubiera caído del lado confederado. No es extraño esto, pues la herencia celta española es a menudo negada, y es sabido que irlandeses, escoceses, franceses del oeste y los pueblos celtíberos de la Península están entre los guerreros más fieros del mundo, al menos históricamente (ya no sé si este dictum es aplicable). De igual manera que la disciplina y capacidad de encajar sufrimiento de los soldados germanos los convierte de suyo en excelentes tropas.
Añade el autor:

“La participación heroica de los carlistas españoles con las tropas confederadas en la Guerra Civil americana llevó a que Jefferson Davis les concediera la ciudadanía norteamericana y el mando directo de Echegaray.”

El general español Echegaray mandó un cuerpo de tropas carlistas: los piquetes confederados de la Segunda División de Tennessee. La gesta de Echegaray venciendo a los federales en West Woods para a continuación morir en otra acción de campaña donde se enfrentaron gallardamente a fuerzas diez veces superiores en número, es recordada en los anales de la historia militar sureña.
Como es digno de reseñarse la impresión que dejaron los voluntarios carlistas que se unieron al Ejército de Northern Virginia. De éstos, muchos de ellos combatientes de la legendaria Brigada Zumalacárregui que a punto estuvo de derribar el gobierno liberal y anticatólico de Madrid, dijo el general confederado Ambrose Power Hill: “Mis toscos, harapientos y valerosos leones de la Providencia …”. Parece ser que estos antiguos y veteranos combatientes de las montañas españolas lucharon en tierras americanas llegando a tocar con sus boinas rojas el uniforme confederado que vestían. Estos herederos de la Brigada Zumalacárregui fueron los que consiguieron la toma épica de la colina de Malvern Hill, a partir de la cual los carlistas recibieron siempre un trato especial dentro del Ejército de la Confederación y estuvieron ya siempre al mando de un español, nunca más de un oficial extranjero.
Otro episodio de los carlistas españoles en suelo americano constituyó la defensa y freno de la Segunda División Federal, los Regimientos 89º de Illinois y los 32º y 39º de Indiana, al mando del general August Willich (criminal revolucionario del que algún día hablaremos) en Harpers Ferry. El Regimiento 35º de Tennessee de requetés –que ya había sido rebautizado con el imperial nombre de “Regimiento Nueva España”, como el Virreinato al que estos territorios pertenecieron en origen- frenó el avance de las tropas federales, permitiendo la marcha del 19º de Arkansas que permitió al General Lee, que mandaba también las tropas requetés, infligir una severa derrota al General McLellan. Las bajas de las tropas tradicionalistas españolas, especialmente de los fusileros de Navarra (el 41º de Tennessee), fueron altísimas.
En 1863 entró en combate otro Regimiento, los Húsares del Maestrazgo, que traían el eco lejano de la comarca castellonense donde los carlistas se habían batido con fiereza contra las tropas liberales y habían infligido contundentes derrotas al excremento liberal-masónico-anticatólico hasta el punto de generar en estas comarcas un estado paralelo y completamente autónomo que no precisaba del [des]gobierno liberal de Madrid para nada.
Pero, en fin, dejemos aquí la pluma para no ser demasiado exhaustivos. Nos quedan las hazañas en el puente de Burnside de los capitanes carlistas Uriarte, Puig y Alfaro. Como los plenos honores dispensados a los soldados y oficiales carlistas en el Cementerio Nacional de Antietam. Será en otra ocasión.

Confederación e Iglesia Católica
Anticipo a nuestros lectores que ya se ha descargado algún material reciente para elaborar una nueva entrada para A Casa de Sarto sobre la Confederación y la Iglesia Católica. El presente post, que demuestra la inequívoca lealtad de los carlistas hacia el Sur, como el otro que está urdiéndose, demuestran que la ortodoxia católica estaba mucho más cerca de la Confederación que de los asquerosos e inmundos yanquis.
No en vano el Santo Padre, Pío IX, profundo conocedor de la tragedia que se ceñía sobre la humanidad, calificó en su correspondencia privada a Lincoln de “tirano y usurpador”, como escribió a los Cardenales de Nueva York y Nueva Orleáns.

El pensamiento sureño: necesidad de su revisión y proyecto de futuro
Dios, que provee en su Infinita Misericordia, les ha dejado a los norteamericanos de hoy día lo que pueden ser las claves para su propia resurrección y enmienda. Evidentemente necesitan revisión, porque no es puro. Porque la fundación de los USA tiene errores digamos, estructurales, desde su fundación. Un país que es el primero que nace para dar la espalda a Dios evidentemente tiene fallas graves. Incluso autores modernos como Russell Kirk, otro norteño simpatizante del Sur quien fundamentaba el nacimiento de los Estados Unidos desde la óptica más benigna y tradicional posible, han sido criticados por autores neoconfederados como Mark Henrie:

“Kirk sostiene en efecto que América está bien-fundada porque no está realmente ‘fundada’, sino ‘crecida’ en los fértiles suelos de Jerusalén, Atenas y Roma. Pero, ¿a qué atribuir entonces las evidentes enfermedades que últimamente han crecido en nuestra sociedad? ... Queda pues la posibilidad de que el régimen norteamericano fuera mal-fundado. Si esto fuera así, la pietas conservadora hacia la Tradición requeriría impiedad selectiva hacia algunas tradiciones.” (Mark C. Henrie, Russell Kirk’s Unfounded America)

El Profesor Genovese, norteño convencido de la justa causa del Sur –auténtico “Copperhead” de los que tanto necesitamos en estos tiempos donde proliferan los “carpetbaggers” y los “scalawags”-, deja constancia de esas claves:

“The perspectives offered by southern conservatives ... remain alive: opposition to finance capitalism and, more broadly, to the attempt to substitute the market for society itself; opposition to the radical individualism that is today sweeping America; support for broad property ownership and a market economy subject to socially determined moral restraints; adherence to a Christian individualism that condemns personal license and demands submission to a moral consensus rooted in elementary piety; and an insistence that every people must develop its own genius, based upon special history, and must reject siren calls to an internationalism –or rather, a cosmopolitanism– that would eradicate local and national cultures and standards of personal conduct by reducing morals and all else to commodities.” (Eugene D. Genovese, The Southern Tradition)

Dado el actual grado de corrupción y caída es previsible que no serán capaces de levantarse sin una debacle previa que desperece sus almas. Un sano régimen de salubridad religiosa, filosófica y política sólo puede pasar por esas coordenadas que historiador norteamericano Newby sostiene y que plenamente suscribo:

“Only its religion had been wrong: the Old South had been Protestant when by everything in the Agrarian prescription it should have been Catholic. Protestantism was the religion of individualism and liberal capitalism, not traditionalism and authority, or as [Allen] Tate put it, ‘hardly a religion at all, but a result of secular ambition.’ The Old South had thus been an anomaly, ‘a feudal society without a feudal religion,’ which was one of the reasons its way of life had not survived military defeats … The Confederates were attempting an anomaly, a conservative revolution, a political change to prevent social and economical change. Unlike other modern movements for independence and nationhood, theirs was conservative and counterrevolutionary rather than radical and revolutionary.” (Idus A. Newby, The South: A History)

Epílogo
Lanzo aquí el guante a mi amigo O Corcunda, para que desde la siempre cabal atalaya de O Pasquim da Reacçao nos ilustre, Eric Voegelin en mano, acerca del por qué y cómo el Protestantismo, y el puritanismo en particular, desemboca por directo en la Revolución Francesa, en la Revolución Comunista y en esta quinta fase de la Revolución Nihilista que ahora padecemos.
Honor y Gloria, y una oración, para los caídos por cualesquiera causas justas.
Miremos ahora para adelante. Es nuestro cometido el transmitir lo que nos ha sido transmitido, lo de nuestros mayores, nuestros abuelos, bisabuelos, y así hasta tiempos inmemoriales. Para nosotros, los católicos, es la Tradición que se remonta a los Apóstoles y que hunde sus raíces en Cristo, Señor y Rey de la Creación y del Tiempo, de las naciones y de la historia. Es momento de resistir, de preservar, de expandir en pequeños círculos. Es momento de cooperar con Dios en ser parte de este Pusillus Grex al que todos estamos llamados. Estamos llamados a la lucha, y sobre ella no podemos invocar la corona de la Victoria, como bien nos recordaba Juan Donoso Cortés.
Ahora bien, poderoso es Dios, Padre Omnipotente, que a su debido tiempo trocará la derrota de los nuestros en Victoria y la muerte de los nuestros no habrá sido nunca en vano. Las batallas que hemos perdido en el campo de batalla –sean nuestras derrotas en las Guerras Carlistas o la derrota de la Guerra de Agresión Yanqui- hemos de ganarlas ahora más que nunca en el campo de las ideas. Y preservar las ideas, transmitirlas; o sea, defender la Tradición. Con ojos metahistóricos son batallas, y no guerras. Y esto es algo que debemos recordar, porque del lado de Cristo está la Victoria final y última de esta guerra que Satán lleva librando contra el Todopoderoso.
Anticipando ese momento, para el cual debemos disponernos –y para el cual debemos ya empezar a preparar los materiales para la re-edificación de la Ciudad de Dios, la Civitas Dei agustiniana-, de la formidable Restauración Católica que nos ha sido prometida, y al que llegaremos no sin innombrables sufrimientos y padecimientos, gritemos “the South will rise again” en defensa de todo lo bueno que la Confederación encarnaba y encarna; y en un tono tan hispánico como universal llenemos nuestras vidas con el grito de combate más noble y más tomista de todos: “¡Viva Cristo Rey!”.

Rafael Castela Santos

sábado, dezembro 24, 2005

Votos de um Santo e Feliz Natal!


Votos de um Santo e Feliz Natal, a todos os amigos e visitantes d"A Casa de Sarto"!

O Padre Leonardo Castellani e Monsenhor Marcel Lefebvre


Evocou o imprescindível Manuel Azinhal, a fundamental conferência proferida por Monsenhor Marcel Lefebvre, em Buenos Aires, no ano de 1981. A este propósito, recordei-me que em anterior visita que o arcebispo francês fez à Argentina, corria o ano de 1977, o Padre Leonardo Castellani saudou em vivos termos o seu combate tradicionalista, dedicando-lhe o livro que então havia acabado de publicar "El Ruiseñor Fusilado".

Sobre tal episódio, conta-nos o extraordinário sítio "Stat Veritas":

"Conforme a la consigna enunciada por el Padre Leonardo Castellani, Monseñor Marcel Lefebvre se levantó contra la destrucción de las instituciones cristianas. En 1977, el Padre Castellani le dedicó un libro emblemático, a sabiendas de su condición de "suspendido a divinis". Como fructuoso y meritorio paso por la Argentina, y tal como fuese profetizado, un cuarto de siglo después la Fraternidad Sacerdotal San Pío X cuenta en el país con un Seminario, un Noviciado, cinco Prioratos, dos Escuelas, numerosos centros de Misa y fecundas familias consagradas a los Corazones de Jesús y de María."

JSarto

O futebol como metáfora do cavalheirismo católico


O futebol como metáfora do cavalheirismo católico, assim se poderia intitular a tradução deste interessante artigo do blogue tradicionalista norte-americano "Fiddleback Fever", que dedico sucessivamente ao Pedro Guedes, ao FGSantos, ao Misantropo, ao Corcunda e, claro, ao Rafael. E porque a blogosfera da área nacional está demasiado carregada de tons encarnados e azuis de Belém, misturados com as tendências "hooliganescas" de um certo liberal, em 2006, irei começar a matizá-la de verde, que também é cor merecedora de defesa. Esforço, Dedicação, Glória! Que belíssimo lema, autêntico mote de toda a tradição!

JSarto

A prenda do Corcunda


E porque estou em maré de agradecimentos, o meu muito obrigado também ao Corcunda pela excelente prenda de Natal que me ofereceu, prometendo-lhe que tão breve quanto possível me irei debruçar sobre ela. E isto porque, entretanto, tenho andado com a leitura ocupada por São Tomás de Aquino, e mais exactamente com este volume da sua obra magna.

JSarto

Melhor blogue sectorial - Religião

Com injusto atraso, agradeço ao Patrick Blease, de "Anjos e Demónios", a nomeação d"A Casa de Sarto" para melhor blogue no sector da religião. Num ano em que este espaço se tem pautado pela irregularidade, quer quanto à quantidade quer à qualidade do material publicado, é sempre agradável receber esta distinção, ainda que talvez imerecidamente. Pela minha parte, tudo farei para que no ano novo que se avizinha possa o mesmo estar à altura da distinção agora recebida.

JSarto

sexta-feira, dezembro 23, 2005

Oración de preparación a la Santa Misa y Feliz Navidad

Los sábados, día donde siempre recordamos a la Virgen María, me gusta rezar esta oración en preparación de la Santa Misa de mañana. Y mucho más mañana, que es Nochebuena. Y debo decir que por cualesquiera razones que sean, y que yo del todo no acierto a comprender, el Latín tiene siempre un sabor especial.
Es como si la plegaria aprovechara doble.

Oratio ad B. Mariam Virginem ante Missam
Indulgentia trium annorum. Pius Pp. XI, 3 Octobris 1936
O Mater pietatis et misericordiæ, beatissima Virgo Maria, ego miser et indignus peccator ad te confugio toto corde et affectu; et precor pietatem tuam, ut, sicut dulcissimo Filio tuo in Cruce pendenti astitisti, ita et mihi, misero peccatori, et sacerdotibus omnibus, hic et in tota sancta Ecclesia hodie offerentibus, clementer assistere digneris, ut, tua gratia adiuti, dignam et acceptabilem hostiam in conspectu summæ et individuæ Trinitatis offerre valeamus. Amen.

Y dicho esto quisiera, en nombre de JSarto y en el mío propio, el desearle unas muy Felices Navidades a todos nuestros lectores.
Que el Niño Dios nazca en nuestros corazones, en nuestras sociedades, y en nuestras naciones, especialmente en esa parte que fue siempre el hogar del que Nuestro Señor Jesucristo no fue nunca rechazado hasta épocas recientísimas: la Hispanidad, que tiene por cimientos a Portugal y a España.

Rafael Castela Santos

terça-feira, dezembro 20, 2005

Breves - 17

1) Ao que leio no sempre recomendável "Último Reduto", anda alguma direita embevecida com a candidatura presidencial de Manuel Alegre. Parece-me atitude completamente errada, própria de uma corrente política com notória vocação suicida. É verdade que Cavaco não é, nem nunca foi um homem de direita, denotando evidente desconforto no combate ideológico e na guerra cultural, facto no qual não se distingue em nada da média habitual no PSD, dos Borges aos Frasquilhos, dos Cadilhes aos Belezas, adversa a tudo o que ultrapasse os horizontes estritos de uma postura de guarda-livros requintado. Porém, não é com Manuel Alegre que a direita irá bem servida, pelo menos, aquela que se pretende séria, que da outra - a das comezainas, fados e touradas - não curo aqui. A verdade é que nenhuma direita de valores se pode rever e sentir representada nestes factos gravíssimos, de que dão conta o BOS e o Camisa Negra. Por mim, acrescento tão-só o seguinte: jamais ponderarei votar em alguém que reagiu com fúria desvairada contra o seu próprio grupo parlamentar, nos idos de 1997, em consequência da votação que reprovou o projecto de lei que intentava liberalizar o aborto em Portugal. E isto parece-me bem mais grave do que quaisquer tergiversações que Cavaco possa ter sobre a legalização das parelhas de homossexuais, por muito deploráveis que estas sejam..

2) Lendo este artigo do FGSantos, relembrei-me de uma frase do imorredoiro Padre Leonardo Castellani, ele mesmo um notável nacionalista argentino: "Nacionalista, como podes amar a Pátria que não vês, se não amas primeiro os teus compatriotas que vês?"

3) Já não me recordo quando foi a última vez que comprei um pasquim infame chamado "Expresso", verdadeiro ABC da canalhice pulhítica, mas sucedendo pôr-lhe gratuitamente a mão em cima, como me ocorreu no passado fim-de-semana em casa de familiar que ainda não se libertou de vício tão nefasto para a higiene mental, corroboro sistematicamente a opinião que de tal publicação tenho: em caso de aflição súbita e inesperada, e à falta de algo mais suave, sempre serve para limpar uma determinada região do corpo.

Posto isto, noto que o esquerdista José António Lima elogia em tal folha abjecta D. Jorge Ortiga, presidente da Conferência Episcopal Portuguesa, pela "postura moderada e racional", sem o "fanatismo dos sectores extremistas", com que esta abordou a questão da retirada dos crucifixos. Realmente, há elogios que são autênticos vitupérios para quem os recebe.

Quanto ao escrevinhador Lima, esse consabidamente é que não é nenhum fanático extremista do tolerantismo, do indiferentismo e do relativismo, em suma, do niilismo, pois claro que não…

4) Fala o Pedro Guedes, de Rui Mateus e de um projecto de ditadura disfarçada: é ideia que já vem de longe, como se pode comprovar pela leitura deste "Socialisme Maçonnique", um dos livros que tenho entre mãos neste momento, e que recomendo vivamente. Escrito sob pseudónimo - AG Michel - por um sacerdote católico em meados dos anos 30, nem por isso perdeu uma vírgula de actualidade.

5) A finalizar, para o Rafael: de nada, o prazer foi todo meu!

JSarto

sábado, dezembro 17, 2005

Profecías de San Nilo

San Nilo fue un Santo del siglo V que vivió como un monje cuasi-ermitaño en el Monte Sinaí. Casado y con dos hijos se convirtió en discípulo nada menos que de San Juan Crisóstomo, figura señera de la Patrística. En un momento dado pidió la dispensa de su Matrimonio y se fue al monte Sinaí junto con uno de sus hijos para convertirse en un monje. Curiosamente su esposa y su otro hijo terminaron abrazando la vida religiosa en Egipto. San Nilo destacó en su faceta exegética. El pasado 15 de Diciembre celebramos su Festividad en el nuevo calendario, aunque en el antiguo (al que procuro atenerme) es el 12 de Noviembre.
Recordé que hacía varios años había leído y guardado en mi disco duro la profecía que él realizó hace 1500 años sobre nuestros tiempos. Está reproducida a continuación. Léanla, y si les apetece dejen un comentario si es que encuentran algún lejano parecido entre lo que dice y los tiempos que actualmente vivimos.

Rafael Castela Santos


«Después del 1900, hacia mediados del siglo XX, las personas de ese tiempo se volverán irreconocibles. Cuando el tiempo del advenimiento del Anticristo se acerca, las mentes de las personas crecerán en confusión por las pasiones carnales, y el deshonor y la injusticia se volverán más fuertes. Entonces el mundo será irreconocible. La apariencia de las personas cambiará, y será imposible distinguir a los hombres de las mujeres debido a su inmodestia en el vestido y estilo de pelo. Estas personas serán crueles y serán como los animales salvajes debido a las tentaciones del Anticristo. No habrá respeto por padres ni superiores, el amor desaparecerá, y los pastores cristianos, Obispos y Sacerdotes se volverán hombres vanos, fallando completamente en distinguir el camino recto del errado. En ese momento, las morales y tradiciones de los cristianos y de la Iglesia cambiarán. Las personas abandonarán la modestia, y la dispersión reinará. La falsedad y la codicia alcanzarán grandes proporciones, y desgracias vendrán a aquéllos que amontonen tesoros. Lujuria, adulterio, homosexualidad, hechos secretos y asesinatos gobernarán en la sociedad.
En ese momento del futuro, debido al poder de tan grandes crímenes y libertinaje, se privarán las personas de la gracia del Espíritu Santo que recibieron en el Santo Bautismo e igualmente el remordimiento.
Las Iglesias de Dios serán privadas del temor de Dios y de pastores piadosos, y desgracia vendrá a los cristianos que permanezcan en el mundo en ese momento; ellos perderán su fe completamente porque les faltará la oportunidad de ver la luz del conocimiento en ninguna persona. Entonces se separarán del mundo e irán a santos refugios buscando aliviar sus sufrimientos espirituales, pero por todas partes encontrarán obstáculos y constreñimiento. Y todo esto resultará del hecho de que el Anticristo quiere ser Señor de todo y convertirse en gobernante del universo entero. Producirá milagros y señales fantásticas. Dará también sabiduría depravada a un infeliz para que descubra una manera de que el hombre pueda mantener una conversación con alguien de un extremo de la tierra al otro. En aquel tiempo, los hombres también volarán a través del aire como los pájaros y descenderán al fondo del mar como los peces. Y cuando hayan logrado todo eso, estas personas infelices gastarán sus vidas en medio del confort sin saber, pobres almas, que esto es un engaño del Anticristo. ¡Ay, el impío! Así completará la ciencia con la vanidad que se saldrá del camino correcto y guiará a las personas a perder la fe en la existencia de Dios en tres hipóstasis.
Entonces el bondadoso Dios verá la caída de la raza humana y acortará los días por causa de esos pocos que serán salvados, porque el enemigo quiere incluso llevar al escogido a la tentación, si eso es posible ... entonces la espada del castigo aparecerá de repente y matará a los pervertidores y a sus sirvientes.»

quinta-feira, dezembro 15, 2005

Recensión de la biografía de Monseñor Lefebvre

La biografía realizada por Monseñor Tissier de Mallerais se encuentra reseñada en este punto de Catholic Family News. Es una buena recensión y uno de esos aperitivos que abre el apetito de la lectura de la biografía de este gran hombre, este San Atanasio de nuestros tiempos.
Catholic Family News suele rotar los archivos bastante frecuentemente, así que dense prisa en leer la recensión … y en comprar el libro.
Y en leerlo, claro.

Rafael Castela Santos

La Hermandad de San Pío X no es cismática

Lo dice quien preside la Comisión Ecclesia Dei. El Cardenal Castrillón Hoyos ya había hecho unas declaraciones similares a 30 Giorni, la revista del grupo Comunión y Liberación.
Es bueno que se diga esto porque si no son herejes y no son cismáticos, ¿cuál es el fundamento de la excomunióna a los cuatro Obispos de la Hermandad? ¿El no haber contado con la aprobación expresa de Roma cuando ellos creían estar en estado de necesidad, supuesto ya contemplado en el Código de Derecho Canónico y que en modo alguno se castiga con la excomunión?
Definitivamente algo se mueve en Roma. Esperemos que sigan por esta senda y que todos los Católicos podamos finalmente acabar en el redil de la Santa Tradición, de la que nunca debimos salir.
Recemos para que el Santo Padre consagre a Rusia al Inmaculado Corazón. Este acto espiritual puede atraer más bienes sobre la Iglesia que cualquiera otro.

Rafael Castela Santos

quarta-feira, dezembro 14, 2005

Com bispos destes...

Pronunciou-se a Conferência Episcopal Portuguesa sobre a polémica envolvendo a retirada dos crucifixos das salas de aulas das escolas primárias: conforme se pode ler nesta notícia, fê-lo em termos tão deploráveis que melhor teria sido manter o seu silêncio. Impressiona pela negativa a postura assumida pelos bispos portugueses, tal a frouxidão, tibieza e pusilanimidade que demonstram, próprias de quem no seu âmago até concorda com a medida governamental, mas que se envergonha assumir esse facto às claras, com o único fito de evitar o escândalo de fiéis bem intencionados, mas pouco esclarecidos, quanto à verdadeira natureza daqueles que os chefiam.

Esclareça-se que a preocupação dos bispos é só uma: salvaguardarem a qualquer custo os erros modernistas, por eles idolatrados, da falsa liberdade de religião e do ecumenismo consagrados pelo Concílio V2, razão pela qual optam por desprezar toda a tradição católica e renegar a Realeza Social de Cristo, tal como o Papa Pio XI a definiu na Encíclica "Quas Prima". É caso para dizer que com um episcopado desta jaez, em plena abjuração da fé, a Igreja não precisa de ter inimigos…

JSarto

terça-feira, dezembro 13, 2005

Para além ...

Que quede constancia: ni mucho menos todo está perdido.
Desde la bitácora de Aliança Nacional se dejó constancia en este post de la impresionante manifestación mariana por calles lisboetas, al tiempo que se hacía una reflexión veraz sobre la situación en España. Es en la Fe sencilla y al mismo tiempo profunda e integral del pueblo portugués donde posiblemente residan los recursos más valiosos para la regeneración no sólo de Portugal, sino de Europa y del mundo. Es sólo en la Fe marcial de los españoles que España podrá volver a renacer de sus actuales cenizas. Para eso hace falta espíritu de oración y espíritu de martirio, de los que hay sobrados ejemplos en las dos naciones ibéricas.
No nos resistimos a transcribirlo a continuación.

Rafael Castela Santos

“Quinhentas mil pessoas mostraram a semana passada, de várias formas, o seu interesse ou adesão ao Congresso Internacional para a Nova Evangelização, celebrado em Lisboa.
Terão sido seguramente mais de trezentas mil pessoas – há quem as estime em 500.000 – as que, no Sábado, assistiram ou participaram na procissão da Imagem de Nossa Senhora de Fátima, transformando Lisboa, por algumas horas, como escreveu alguém, num gigantesco Santuário de Maria …
Nunca uma manifestação religiosa em Lisboa, de minha lembrança, assumiu esta grandiosidade!
Nem talvez a inauguração do Monumento a Cristo-Rei, em 1955 (?).
Ontem também, em Madrid, milhão e meio de pessoas concentraram-se e desfilaram, aparentemente bastante maldispostas, se assim pode dizer-se, para protestar contra uma tal nova lei do ensino, pelos manifestantes considerada como ‘uma tentação totalizadora do Estado, que marginaliza a nossa (dos Espanhóis) melhor tradição cultural’.
Em pouco tempo, é a 3ª grande manifestação do campo católico contra posições do governo espanhol actual.
As outras duas foram, uma contra a lei que aprovou o ‘casamento’ de homossexuais; e a segunda contra uma ‘suposta negociação do executivo com a ETA’.
O governo Português, como a Câmara Municipal de Lisboa, parece tudo terem feito, creio, para que a organização da manifestação de Domingo a nossa Senhora e a de todo o Congresso Internacional para a Nova Evangelização corressem sem quaisquer embaraços da sua parte e no que estava nos seus poderes.
O governo Espanhol parece apostado em provocar os Católicos espanhóis.
Como se quisesse ainda tirar vingança da derrota dos seus antepassados, na Guerra Civil, a derrota deles que nos salvou do comunismo, a nós e a muitos Europeus…
Quem lhe terá passado mandato?
Também parece ignorar a excepcionalíssima História da Igreja em terras de Espanha na Evangelização do Mundo e da própria Europa, nestes, nestes… é rigorosamente verdade… nestes quase dezassete séculos!
Estranhamente, também simula (?) não se aperceber de que o Catolicismo na Península (Portugal e Espanha) não teme hoje em nada os seus adversários ou detractores, porque é talvez tão puro e profundo como nas melhores das suas épocas passadas de militância ardorosíssima.”

A.C.R.

segunda-feira, dezembro 12, 2005

La tristeza mucho me embarga

Compuse este soneto de verso alejandrino el pasado día de la Inmaculada. Ahora lo comparto con los fieles lectores de esta Casa, la de Sarto.


¡Virgen María! La tristeza mucho me embarga.
A ti voy, Madre Mía, tan de ti apartado,
de pecados y desamores apesadumbrado,
de culpa y cicatrices una pesada carga

que han hecho de mi alma una finca amarga.
Nada pido, ya nada quiero, estoy callado
Sólo suplico que quiero estar a tu lado
En este mundo ya sé mi condena es larga

Y en el venidero el Purgatorio me arredra.
Justo es Dios, tu Hijo, Madre del alma.
Mi paladar seco ya no musita palabra.

No te apartes de mí, Virgencita del alma.
La mirada de Cristo mi ser todo taladra
y tu Inmaculado Corazón es ya mi palma.

Rafael Castela Santos

domingo, dezembro 11, 2005

Actualização

Alerto os meus pacientes visitantes e leitores para o facto de que este espaço foi actualizado, e logo com quatro novos artigos. À leitura, pois!

JSarto

Os sem-abrigo da Igreja


Fez-me este impressionante postal do Pedro Guedes, recordar imediatamente uma frase de Santo Atanásio: "Eles têm as igrejas, mas nós temos a Fé!" Ou esta outra de Monsenhor Ducaud-Bourget, o indomável sacerdote católico que reconquistou a igreja de Saint Nicholas du Chardonnet, em Paris, para a tradição: "J'ai préféré être méprisé dans la maison de mon Dieu plutôt que d'être honoré dans les tabernacles des pécheurs." Nem mais!

JSarto

Pequeno Presépio de Poemas de Natal


Adquiri aqui mesmo em Leiria, e uns dias antes do seu lançamento oficial, o livro "Pequeno Presépio de Poemas de Natal", da autoria de Rodrigo Emílio. Curiosamente, na livraria onde o comprei, descobri-o num escaparate junto aos "Cantos" de Ezra Pound, num feliz acaso que, suponho, Rodrigo Emílio não desdenharia. Numa primeira leitura sumária do mesmo, agradou-me especialmente este "Ceia de Natal", datado de 1973:

Quer aqui,
quer noutro lado
- Só de Ti para Ti
eu sou chamado!

Que Tu Te assinales,
a toda a extensão
dos montes e vales
do meu coração.

No Céu Te procuro
com todo o fervor,
ó meu escuro
possuidor!

O Dom que me destes,
ofereço-o, inteiro,
a Teu celeste
celeiro!

E confiadamente
a Ti me entrego,
como um vidente
cego!...

Em motim Te circundo,
perseguindo-Te, assim,
até ao fim do mundo
- e no fundo de mim…


JSarto

Da necessidade de um poder temporal cristão


A Igreja nunca deixou de ter, tem e sempre há-de ter inimigos: é uma realidade que decorre das próprias palavras de Cristo, consequência da acção do mistério da iniquidade no mundo, que a recente polémica envolvendo a retirada dos crucifixos das salas de aulas das escolas primárias nos vem relembrar uma vez mais. Sem prejuízo, é legítimo questionar se parte do ambiente da hostilidade contra os sinais e as manifestações públicas de fé religiosa cristã que se sente um pouco por todo o Ocidente, e também no nosso País, não terá sido catapultado por um clero infestado pelo modernismo, o qual, fruto directo dos ensinamentos do Concílio V2 acerca da liberdade de religião e do ecumenismo, não hesita em sufragar publicamente o indiferentismo e relativismo religiosos ao lado de ministros de outros cultos e até de notórios jacobinos. Ora, uma Igreja que aceita a doutrina da cristandade anónima de Jacques Maritain, que abdica da existência de um poder temporal cristão, que renega a Realeza Social de Cristo, é uma Igreja que prescinde da sua tradição e semeia ventos para colher as tempestades que se começam a vislumbrar. Afinal se é a própria Igreja a afirmar que todos os cultos são igualmente bons entre si, e que os mesmos, sem excepção, são caminhos de salvação, de verdade e vida, por que não levar à prática tal visão das coisas?...

A talhe de foice, e para reflexão, deixamos aqui transcrito um texto de Jean Madiran, extraído do seu livro "Une Civilisation Blessée au Coeur", publicado pelas Éditions Sainte-Madeleine, Le Barroux, no ano de 2002:

"Il n'y a donc plus d'Etat chrétien en Europe. Voici l'Eglise et les chrétiens ramenés à la situation que tant de théologiens et d'évêques ont tellement souhaitée depuis cinquante ans et davantage: une situation antérieure à l'empereur Constantin et au "constantinisme", où le pouvoir politique n'apporte à la religion chrétienne aucune espèce de soutien temporel, car un tel soutien serait un élément impur venant dégrader l'indépendance nécessaire à son authentique spiritualité.

(...) L'Eglise a besoin aussi, a besoin d'abord d'avoir en face d'elle un pouvoir temporel qui soit politiquement autonome; et elle a vitalement besoin que ce pouvoir, autonome en son domaine, reconnaisse la divinité de Jésus-Christ ou, au moins, la souveranité de la loi naturelle: s'il la viole, que ce soit accidentellement et non point par un refus de principe. A partir de Constatin Ier le Grand, empereur de l'an 306 à l'an 337 de notre ère, la religion chrétienne a pu devenir la religion de l'Etat. Les pays de'Europe furent ceux où régnait un Prince chrétien. On a denommé "constantinisme" la doctrine et les situations où le Prince chrétien assure chrétiennement l'ordre temporel. La fin de ce "constantinisme" a créé une situation nouvelle qui laisse l'Eglise désemparée.

Car l'Eglise a besoin d'un bras temporel et même de beaucoup plus. Partout où elle n'a pas la collaboration sincère d'un pouvoir politique indépendant d'elle, elle ne peut plus survivre qu'en redevenant mystiquement, puis physiquement, une Eglise du silence, une Eglise des martyrs. [destaques nossos]

Et la reciprocité est certaine. L'ordre naturel ne peut être maintenu dans la vie sociale et culturelle que par un constant appui politique de l'Eglise militante.

En France, tout au long du XX éme síècle, l'Eglise a de plus en plus refusé d'apporter un soutien militant aux organisations politiques qui défendaient le mariage, l'institution familiale, l'école chrétienne. On a donc eu le développement du divorce, une école publique marxisée jusqu'à l'os, l'institution du "droit" à l'avortement et au mariage homosexuel. L'Eglise et l'ordre naturel ont payé trés cher la condamnation de l'Action Française en 1926. Levée en 1939, la condamnation a cependant été maintenue en fait par la majeure partie de l'épiscopat, du clergé et des mouvements catholiques. La référence à Maurras, au nationalisme, au mouvement national y demeure une disqualification morale.

Il y a des solidarités inscrites dans l'ordre naturel des choses et verifiées par l'expérience historique. Nous l'avons vu. L'universel déluge sociologique par lequel l'athéisme l'a emporté en Europe a submergé ensemble la philosophie chrétienne, le catéchisme traditionnel, la liturgie sacrée, le nationalisme, la culture classique des élites, la sainteté du clergé, les bonnes moeurs du peuple chrétien. Il existait d'étroites solidarités temporelles, qui n'étaient ni illégitimes ni arbitraires, entre la théologie thomiste, le nationalisme à la française, le catholicisme romain, la culture gréco-latine des élites, les bonnes moeurs générales. Ces solidarités étaient d'ailleurs des filiations et des cousinages. On a eu tort de les méconnaître. Elles ont eu tort de se méconnaître mutuellement. Elles composaient une civilisation. Face à la subversion, face à l'inversion diabolique, elles étaient dans le même champ. Elles ont été submergées ensemble.

Toute concertation entre le pouvoir temporel et le pouvoir spirituel est infirme, ou trompeuse, quand le pouvoir temporel est sans foi ni loi morale. La concertation n'est fructueuse, pour le bien commun des sociétés, qu'entre l'Eglise et le pouvoir temporel du laïcat chrétien.

Pour exister en tant que tel, soit dans l'opposition aux tyrannies, soit dans le gouvernement de la cité, le pouvoir temporel du laïcat chrétien a besoin du soutien militant de l'Eglise. Et l'Eglise, pour n'être pas radicalement sans influence sur le droit familial, sur l'instruction publique, sur la morale civique, a besoin d'un pouvoir temporel du laïcat chrétien."


JSarto

Barbiconi


Barbiconi é o nome da mais afamada alfaiataria eclesiástica de Roma. Neste estabelecimento, um negócio familiar na quarta geração, é possível encontrar todos aqueles pormenores de estilo que os modernistas abominam, tais como sotainas, biretas, capelos ou casulas romanas, e que constituem poderosos auxiliares para a afirmação da dignidade da tradição.

Sobre esta matéria, nada melhor do que recordar o magistério de Dom António de Castro Mayer e o seu "Catecismo de Verdades Oportunas que se opõem a Erros Contemporâneos":

"Proposição impugnada: No ambiente de majestade e distinção aristocrática que cerca a Hierarquia há uma imitação dos príncipes tradicionais. Ora, o Bispo é pastor e não príncipe, pelo que lhe convém, não as aparências de príncipe, mas a simplicidade e a pobreza de pastor.

Proposição certa: Dado o fato de o homem ter sensibilidade, é preciso que as exterioridades revelem a natureza das instituições. Por isto, quanto mais alto for um cargo, tanto mais solene deve ser a atmosfera que o cerca. O Bispo tem o principado na Igreja de Deus. E o principado eclesiástico é de uma dignidade mais eminente do que o principado civil. Assim, tem o Bispo obrigação de se cercar do esplendor conveniente a seu munus. Como homem privado, porém, deve ser exímio na prática do desapego de todas as coisas terrenas.

Explanação: A sentença impugnada impressiona por um jogo de palavras. Faz do pastor a imagem do Bispo, mas insinua uma identidade entre as duas condições, quando entre elas há apenas analogia. O pastoreio dos homens tem uma dignidade obviamente maior do que o governo de ovelhas. Pelo que, seria contra a ordem das coisas que um príncipe ou um Bispo se apresentasse em tudo e por tudo como um pastor de rebanho. Indiretamente, nivelaria os homens aos animais. É bem evidente que o esplendor episcopal de maneira nenhuma é incompatível com a mansidão, a humildade, o desprendimento e o trato paterno que devem distinguir o Bispo. Assim, pode e deve o verdadeiro Bispo, conservando a dignidade do seu cargo, ser o pai de todos e de cada um dos seus diocesanos."


JSarto

terça-feira, dezembro 06, 2005

Sobre el divorcio

Un extraordinariamente bien redactado y construído repaso sobre el divorcio, en inglés, que recomendamos vivamente. La verdad es que es de una de esas cosas que bien mereciera la traducción al portugués y al español.
Todo lo fundamental sobre el mismo desde el punto de vista católico y de la moral natural puede encontrarse en ese artículo que acabamos de enlazar.
Son de esas cosas que no deben dormir el sueño virtual de la pantalla, sino que deben imprimirse y encuadernarse. Y vivir, encarnados en papel, en nuestros anaqueles. No merecen la lectura rápida e informática a matacaballo, sino aquella otra reposada, con la pipa y el vaso de vino por escoltas en medio de la música callada.
Les dejo con un punto extractado de dicho artículo acerca de lo que la historia nos enseña acerca de la legalización del divorcio.

“As soon as the road to divorce began to be made smooth by law, at once quarrels, jealousies and judicial separations largely increased; and such shamelessness of life followed that men, who had been in favour of these divorces, repented of what they had done and feared that if they did not carefully seek a remedy by repealing the law, the State itself might come to ruin.
The Romans of old are said to have shrunk with horror from the first examples of divorce; but ere long, all sense of decency was blunted in their soul, the meagre restraint of passion died out and the marriage vow was so often broken that what some writers affirmed would seem to be true - namely, women used to reckon years not by the change of consuls but of their husbands.
In like manner, at the beginning, Protestants allowed legalized divorce in certain restricted cases; and yet, from the affinity of the circumstances of like kind, the cases for divorce increased to such extent in Germany, America and elsewhere, that all wise thinkers deplored the boundless corruption of morals and judged the recklessness of the laws to be simply intolerable.
Even in Catholic States, the same evil existed. For whenever at any time, divorce was introduced, the abundance of misery that followed exceeded all that the framers of the law could have foreseen. In fact, many set about to contrive all kinds of fraud and device and by accusations of cruelty, violence and adultery, to feign grounds for the dissolution of the matrimonial bond of which they had grown weary; and all this with so great havoc to morals that an amendment of the laws was deemed to be urgently needed.
Can any one, therefore, doubt that laws in favour of divorce would have a result equally baneful and calamitous were they to be passed in these, our days? There exists not, indeed, in the projects and enactments of men, any power to change the character and tendency which things have received from nature. Those men, therefore, show but little wisdom in the idea they have formed of the well-being of the commonwealth, who think that the inherent character of marriage can be perverted with impunity and who, disregarding the sanctity of religion and of the Sacrament, seem to wish to degrade and dishonour marriage more basely than was done even by heathen laws. Indeed, if they do not change their views, not only private families but all public society will have unceasing cause to fear lest they should be miserably driven into that general confusion and overthrow of order which is even now the wicked aim of Socialists and Communists.
Thus we most clearly see how foolish and senseless it is to expect any public good from divorce when, on the contrary, it tends to the certain destruction of Society.”
(Leo XIII: Encycl. Arcanum Divinae Sapientiae, Feb. 10, 1880, M. 181-183.)

Rafael Castela Santos

domingo, dezembro 04, 2005

sexta-feira, dezembro 02, 2005

¿Lefebvre rehabilitado?

Sacado de Minuto Digital.

“A comienzos de los años setenta surgió estridente en la apoteosis post-conciliar la voz del Arzobispo de Dakar, Monseñor Marcel Lefebvre, con su «Yo acuso al Concilio», estruendosa como trueno. La línea de aquella protesta no era, como pensaron los inducidos por los medios progresistas, la ostentación de más catolicidad que nadie ni la recidiva de amenazas galicanas. A muchos más nos pareció que en el obispo francés no había protesta sino alarma, no hubo arrogancia sino firmeza, no hubo rebeldía sino tristeza y, sobre todo, no hubo soberbia sino la oblación de su brillante carrera eclesiástica arriesgándola toda como dique ante las audacias del protestantismo infiltrado en la cúpula Vaticana. Su enfrentamiento a Roma no fue la inmadurez de un joven Lutero sino el salto sin otra red que su fe para defender lo que creyó en su conciencia salvaría la permanencia de la Tradición apostólica. Para un gran número de católicos la excomunión a Monseñor Lefebvre fue tan injusta como la que se hubiera propuesto en los tiempos primitivos contra San Pablo por enfrentarse a San Pedro; como la efectiva contra San Atanasio, plantado ante césares y papas semi-arrianos; como la intentada contra Santa Teresa de Jesús por sus hermanos carmelitas. Para muchos católicos la “summum jus” contra Lefebvre fue tan injusta como la inferida a otros santos en circunstancias parecidas; tan parecidas que los excomulgantes se apoyaron de forma unánime en los mismos argumentos de disciplina e ignoraron los superiores de que un estado de necesidad determina un derecho de oposición. Creo que una interesante tesis sobre la santidad podría elaborarse investigando los casos de excomulgados que más tarde fueron rehabilitados y canonizados. La oposición de Lefebvre a los decretos y constituciones del Concilio no partía sólo de los mismos, por sus textos sino, más ciertamente, de sus aplicaciones, por el desgobierno que amparaban, por el peligro que anunciaban de demolición de la Iglesia y por la inmediata descomposición de su cuerpo doctrinal; de la sorpredente promoción directa y coactiva de liberalismo relativista afincado “en el lugar santo” por acción de hábiles y secretos (o discretos) poderes. Las razones del Lefebvre de entonces están hoy a la vista con sólo comparar esta Iglesia indigestada de proletarismo comunista y la anterior a las aplicaciones post-conciliares; y, a la par, la consecuencia visible de una Iglesia sin religión viene a denunciar la verdadera justificación en que se soportaron los argumentos canónicos de su fulminación en 1988.
El pasado 29 de agosto Monseñor Bernard Fellay, superior de la Fraternidad de San Pío X, fundada por Monseñor Lefebvre, fue recibido por el Santo Padre, Benedicto XVI, en respuesta a su solicitud. De aquella visita, celebrada de un lado por el Papa y el Cardenal Castrillón Hoyos, Presidente de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”y, del otro, por el citado superior y el sacerdote Franz Schmidberger, apenas se conocieron detalles. Aparentemente seguían las posturas irrenunciables... hasta que la revista 30GIORNI, editada por Comunión y Liberación, nos dio en septiembre un atisbo de posible entendimiento. En un reportaje de nada menos que diez páginas, edición italiana, que podemos resumir en dos muestras, se nos transcriben las declaraciones de Msr. Fellay: «Nosotros no queremos imponer condiciones previas a la Santa Sede.» Y las no menos optimistas del cardenal Castrillón Hoyos que afirma: «El retorno [aunque] por etapas no es atropellado pero tampoco lento».
Pero no sólo es esto. Pocas semanas después, que en en el tiempo vaticano son como días o, tal vez, horas, se han producido nuevas manifestaciones. Así, las del citado cardenal a la televisión francesa revelándonos que en aquella audiencia del pasado agosto hubo mucho más que protocolo. Sus declaraciones a la cadena TV-5, el 13 de noviembre, se significan en las siguientes palabras:
«La Fraternidad de San Pio X está en la Iglesia. La comunión existe.»
«No estamos delante de una herejía. No se puede decir en términos correctos, exactos, precisos, que haya un cisma.»
« (...) Ellos están en la Iglesia. Como fue dicho en el encuentro con Mons. Fellay, falta apenas una plena, una más perfecta comunión, una más plena comunión puesto que la comunión ya existe.”
Tomemos nota de que por dos veces dice el Cardenal: “Están en la Iglesia”, y que dos veces más afirma que “La comunión ya existe”. Luego, un lector con sentido común puede entender que la excomunión lanzada contra el fundador de la Fraternidad de San Pío X ya ha sido revocada en la práctica. Sin embargo, nada se nos dice en forma oficial. De estos juegos de lenguaje eclesial se deduce que la tal comunión no es plena sino incompleta, y que lo de estar en la Iglesia es un ser y un no ser. Por tanto, uno se pregunta: Si falta una más plena comunión es que no hay comunión plena. ¿Cómo puede usarse la palabra plena para que no se entienda plena? No existe una plenitud de nada que sea inconclusa o parcial. Con todo el respeto que nos merece el Cardenal Castrillón, nosotros los fieles corrientes necesitamos que se nos hable un idioma más claro sin las restricciones de la ambivalencia, del sí pero no, o del no pero sí. De la manera en que se expresa el cardenal Castrillón no sabemos si los lefebvristas siguen excomulgados o si ya los podemos considerar liberados de su condena. De sus palabras colegimos que la situación es ésta: Siguen excomulgados porque la excomunión no se ha levantado pero, dado que también están dentro de la Iglesia, en un cierto grado de “comunión plena”, parece que los fieles podemos acercarnos a la Fraternidad de San Pío X y apoyarla, sin por ello herir ni actuar a la contra de la Iglesia. «Bueno —me dirá algún lector—, es que entre las huestes eclesiales es muy normal hablar así, tienen sus propios adjetivos para conceptos que les son propios.» Pues no, eso no es de recibo para “somostodos”. En el caso de que exista un lenguaje con el que se entienden entre sí los miembros del clero no se aprobaría su uso en unas declaraciones de audiencia pública. Porque si para las máximas autoridades de la Iglesia consta que no existe cisma propiamente dicho, si a la vez dicen que los lefebvristas están en la Iglesia, es una crueldad infamante mantener oficialmente la excomunión “al arzobispo Marcel Lefebvre, a los obispos por él consagrados y a los fieles seguidores que sostengan la Fraternidad”, que es a lo que obligaba el Motu Proprio anatemizador. No obstante, después de las declaraciones del Cardenal es un hecho, no todavía un Derecho, que ya no son herejes ni cismáticos y que la excomunión, aunque sigan excomulgados, ya no es excomunión plena sino sólo un cuarto de kilo, y la acusación de cisma simple retórica sin reconocimiento práctico. Es decir, lo ininteligible de las declaraciones permitirá que unos obispos y sacerdotes sigan señalando a la Fraternidad fundada por Monseñor Lefebvre con el dedo de su intransigencia liberal (unánime disciplina de la progresía) y que otros obispos y otros sacerdotes podrán hacer lo contrario, sin que en ninguno de los casos se peque contra la autoridad....
Por supuesto, el Papa Benedicto XVI no puede arreglar de un golpe este caos disciplinar que se manifiesta, incluso, en las declaraciones comentadas. Nada se hace en la Iglesia a trompicones. Con todo, el último número de 30GIORNI es, sin duda, una esperanza para toda la Iglesia; incluidos los modernistas a la fuerza. Porque no ignoramos que la reposición de la Fraternidad de San Pío X, en vigencia, en facultades y en universal reconocimiento, será para la Iglesia una fuente de restauración católica que reorientará los vientos vocacionales y purificará los seminarios. Su existencia y el libre uso del ministerio sagrado reforzará los tiempos de dificilísima corrección a desarrollar en los próximos cincuenta años. Muchos piensan que estas congregaciones como la Fraternidad de Msr. Lefebvre, o el Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote, especialmente dedicados a la ortodoxia de la Tradición en doctrina y liturgia, serán como un seguro de vida en el caminar del Papa, muchas veces forzado a ser políticamente correcto.”

Pedro RIZO

(RCS)